domingo, 27 de marzo de 2011

Una línea de luz

Estoy intentando poner un poco de orden en unos papeles que hace tiempo abandoné con la esperanza de volver a ellos más adelante, cuando tuviera el ánimo recuperado y las ideas cambiadas. De ello me ocupo cuando siento que ahí fuera, por entre unos cielos cargados de nubes, asoma una fina línea de luz que rompe la monótona penumbra que me rodea, y entra directa por la ventana de mi casa. Ahí está: acariciando con sus extremidad uno de los juguetes favoritos de mi hijo. Quedo disfrutando del instante, incluso me da tiempo de hacer una fotografía, pensando a la vez en el claro significado que le daría a esto.

Ahora continuaré con lo que estaba haciendo.

11 comentarios:

Goathemala dijo...

Yo creo que de mayores nos gustan los colores apagados y tristones por el empacho de chillones y refulgentes que nos dan de niños.

No hay mejor terreno para las nostalgias que el del domingo en la tarde.

Pd.- la tienda donde pedí el móvil quebró. Menuda suerte la mía. Renovado el pedido, lo tendré en mi poder antes del 06/04/11

Un abrazo.

anarkasis dijo...

..me parece que la fotografía se le da mejor a Guathemalo, pero al rayito de lux que nos ha descrito, le ha dejado puesto un lazo chachi chachi,
esto... han pensado en que uno puede tirar la foto y otro le pone el pie???
luego voy yo y les pateo el trabajo, como si fuera Iago..,digo

Charles de Batz dijo...

Desde luego que sí, amigo Goathemala, lo de los domingos a la tarde suele ser como lo que quedaba descrito en esta anotación: plomo en los pensamientos.
Ya me contarás como te va con el teléfono.

!Con menudo me compara, Anarkasis!, así, desde luego que quedo muy por debajo de unos mínimos... Hágase a la idea de que uno no cuenta con esa como una de sus habilidades, que lo mio es a nivel de usuario con máquina de fotos en el teléfono en ese momento. Pero aún y todo quise captarlo, pues lo que vale no es lo que se ve, si no lo que quizá se pueda deducir de lo que cuento.
No me parece mala su idea de hacer una de esas que usted dice entre Goathemala y servidor, aunque sigo pensando que sólo uno puede interpretar bien lo que quiere decir, bien sea fotografiando, dibujando o lo que sea.

Salud y gracias por vuestras palabras.

Isabel Romana dijo...

La luz iluminando un jueguete es un presagio de alegría y felicidad. Un abrazo, querido amigo.

Charles de Batz dijo...

Quizá es lo que simboliza lo que, en ocasiones, pone un poco de luz a nuestras vidas, querida Isabel.

Gracias por tu visita.

Antonia Romero dijo...

Bello y perfecto reflejo de un momento. Ojalá pudiésemos embotellarlos para destaparlos de vez en cuando y recordar...

Un saludo

Charles de Batz dijo...

Gracias, Antonia. En cierto modo, eso es lo pretendía hacer: embotellar ese momento a través de la escritura, para recuperarlo de vez en cuando.

Gracias por tus palabras

Antonia Romero dijo...

Tienes un premio en mi blog...

Un abrazo

Salamandra dijo...

Lo curioso es la manera en la que nos hacemos conscientes de ese rayo de luz. A veces parece que la luz hace ruido y nos avisa.

Vere dijo...

En cuantas ocasiones tus posts han sido exactamente esto que describes!

Abrazos a todos.

Charles de Batz dijo...

Queridos Antonia, Salamandra y Vere espero que sepáis disculpar el retraso con el que os respondo a vuestros comentarios. Varios asuntos que no vienen a cuento unidos a un aislamiento de la red involuntario, pero imposible de solucionar, me ha tienen fuera de juego desde hace casi un mes.

Poco a poco voy volviendo.

Gracias por estar aquí, de verdad.

Salud

PS: Vere, el tener noticias vuestras es para éste que escribe el mejor regalo por su sexto cumpleaños blogero, que fue hace un par de semanas más o menos. Espero, como digo en otro lugar muy querido, que se repita más a menudo.

Geoclock


contador