martes, 15 de marzo de 2011

Beurre de Baratte. (Divagaciones)

No se por qué. Siempre que leo ese encabezado que reza en las páginas del FaceBook aquello de ¿qué estás pensando?, parece que me siento como obligado a responder. Será esa maldita educación que recibió uno, basada en dar una explicación de todo lo que hace; o quizá se trate de aburrimiento, o de ganas de contar algo. Cualquier cosa.

Pero bueno, puestos a responder, todavía no me hago a hacerlo por esas latitudes. No manejo bien aquél idioma, ni sus maneras y, en cierta forma, sigo prefiriendo además a este mi viejo cuaderno que ya con el tiempo, y la compañía de sus versiones anteriores, ha ido acumulando entre sus páginas -es un decir-, una estimable parte de los últimos años de mi vida.

Vale, pero ¿en qué pensaba antes de comenzar a divagar?.

Ahora pienso en un pedazo de pan tostado acompañado de una generosa porción de mantequilla bretona de baratte. ¿Bretona? ¿de baratte?. Sí a lo primero pues para mi gusto, y para el de muchos, es de las mejores que puede haber en una mesa. Es francesa, lo cual da licencia para hacerla con nata cruda, y batida en baratte -paso al si a lo segundo-, que es esa especie de zambomba, en la que tras un proceso de cerca media hora, este manjar adquiere ese sabor tan especial, y una cremosidad muy agradable para el paladar...

¿Alguien da más?. Si, si el susodicho pan es de los que cumplen las 6 leyes de Antoine Agustin. ¿Que qué es eso?: dejadme hacer mi sueño realidad, mezclando en cada uno de los bocados que voy a dar la sensación de una profunda cremosidad, sobre la base de un aromático y crujiente pedazo de pan... Otro día les cuento lo del tal Agustin.


10 comentarios:

Goathemala dijo...

Pues menos mal que alcanzo a leerte en la madrugada cuando no tardando mucho me espera un café con tostada y mantequilla francesa aunque me da que no es tan buena como la tuya. Menos mal que no te leo a las 13:00.

Con el FB me pasaba igual al principio cuando guiado por elementales normas de cortesía ponía cualquier fruslería para responder a esa inquietante pregunta, lo que leía, el resultado de la glucosa de esa mañana, lo que me esperaba en el trabajo.

Aquello es más inmediato pero estos rinconcitos nuestros donde nuestra creatividad juega son muy especiales y espero no perderlos.

Un abrazo.

Leodegundia dijo...

¡Caramba! teniendo en cuenta la hora que es me dejaste con unas ganas enormes de tomarme una de esas rebanadas de pan con mantequilla, que por cierto hace mucho que no pruebo pues me la prohibieron y tuve que sustituirla por aceite de oliva.
Buen día

historia del arte .. dijo...

1000 millones de facegolianos no pueden estar equivocados, tengo que respetarlos
aunque "estoy pesando" que su entorno lúdico en internet no les permite cuasi saborear este texto,
es demasiado inmediato aquello para mi gusto, como que se queda la vianda cruda, vamos.

Charles de Batz dijo...

De buena mañana, querido amigo Goathemala, he recibido el aviso de un correo electrónico y al leerlo no era otro que éste en el que tu comentas mi anotación. Yo también acababa de desayunar en ese momento, lo cual me ha parecido una curiosa coincidencia. Lo que hace la tecnología...

Por cierto, ¿te dieron ya el teléfono? Ya compartiremos experiencia si te parece.

A mi también me la han prohibido, querida Leo, y quizá por eso me apetece más. Creo que lo llaman el Síndrome de Romeo y Julieta. !Que le vamos a hacer, si nos saltamos las reglas que sea por algo como esto!.

Lo mismo pienso yo, Anarkasis. Más aún tengo la sensación de que se ha de dedicarle más tiempo del necesario, que es como un chat lento, etc, etc,... Pero es que la curiosidad le tienta demasiado a uno y, por eso, sigo trasteando por ahí. Imagino que cualquier dia lo dejaré y ya está. Quién sabe.

Por cierto, y también se lo pedí a una común y pazifica amiga, ¿qué me cuenta usted de la Chardinada del Prado?.

Salud a todos y muchas gracias por vuestras palabras.

anarkasis dijo...

..pues estuve en la puerta, me pidieron 10 eurazaos por persona, y.. bueno, que no pasé, el tío es muy bueno, pero no es tema que divierta,
Le vi no hace mucho unos cuantos en el louvre que seguramente estarán allí, en fin,.. los desnudos deben estar escondidos en alguna colección privada, (no se de ninguno suyo), y al contrario que canaleto y otros, este si tiene mano para haberlos pintado, y que no le apeteciera como que no me lo creo... ¿sabe usted algo?

Charles de Batz dijo...

No está mal el pontazgo. Más aún cuando leo por ahí que faltan alguna de sus joyas más queridas por mi.
En mi última visita al louvre tuve que olvidarlo buscando como iba una caja de un tal Baradelle. Me quedé sin disfrutarlo.

He buscado un poco lo de los desnudos y yo no he dado con nada, aunque para mí que dibujos debe haber, pues es conocido que muchas veces vivían de encargos de ese tipo pagados por señores y burgueses varios. Algo leía de esto hace mucho en relación con el barrilete de Florencia, que debía ser un portento en eso.

Por supuesto, si me enteró paso a comunicarlo a nuestro académico del arte y el desnudo.

Salud

Salamandra dijo...

Recuerdo de algún libro de medicina el término "hambre de dulce", creo que también existe el "hambre de sal". Desde que tengo dieta (y fármacos) para el colesterol sufro episodios de hambre de grasa. Me apetece comer cosas con grasa, me atraen los bares donde hacen hamburguesas compuestas de colágeno y grasa y sufro en el mercadillo cuando paso junto al remolque-cafetería-hambueguesería grasienta.

Y voy y leo esto sobre mantequilla hecha a mano y panes que cumplen leyes y son las tres menos veinte y creo que me voy a saltar la dieta.

Charles de Batz dijo...

Conozco esa necesidad periódica de alimentarse de algo de comida basura. A mi me ha pasado alguna vez que otra. Será que sufrimos una transformación parecida a la del doctor Jekyll y el señor Hyde...

Isabel Romana dijo...

¡Me encanta la mantequilla! Y si además viene acompañada de un buen texto como el tuyo, mejor aún... Un abrazo muy fuerte.

Charles de Batz dijo...

!La de veces, desde pequeños, que habremos repetido el ritual de untar un buen pedazo de mantequilla en pan para disfrutar de su sabor!. Muchas gracias por tu comentario, Isabel.

Geoclock


contador