lunes, 30 de junio de 2008

Le passage

Fue uno de esos amores a primera vista: lo vi e inmediatamente sentí que lo quería junto a mí. No sabía porqué, ni siquiera quise racionalizar el origen de tal deseo. Tan sólo se trataba de inventir el segundo que cuesta fotografiarlo, para dejar después su reflejo reposando en las entrañas de mi tarjeta de memoria.

El tiempo me dirá cuando le venga en gana qué hacer con ello -pensé.

Geoclock


contador