miércoles, 7 de octubre de 2009

Tu lo sabes (divagaciones febriles)

Pensaba el día pasado en lo que diferencia a los conceptos de microhistoria e intrahistoria que, para mí, pueden emplearse como sinónimos. Puesto a elegir, me quedo con el segundo, libre de esa odiosa y arbitraria comparación entre grande y pequeño, y con una pizca de sabor a íntimo y profundo. Quizá tenga que ver lo que en ello veo de narración de las vidas rutinarias, y lo cómodos y seguros que nos encontramos en ocasiones inmersos en ellas.

Tiempo atrás leía a Unamuno en su "En torno al casticismo", que decía al respecto lo siguientes:

"Todo lo que cuentan a diario los periódicos, la historia toda del "presente momento histórico", no es sino la superficie del mar, una superficie que se hiela y cristaliza en los libros y registros, y una vez cristalizadas así, una capa dura, no mayor con respecto a la vida intrahistórica que esta pobre corteza en que vivimos con relación al inmenso foco ardiente que lleva dentro. Los periódicos nada dicen de la vida silenciosa de millones de hombres sin historia que a todas horas del día y en todos los países del globo se levantan a una orden del sol y van a sus campos a proseguir la oscura y silenciosa labor cotidiana y eterna, esa labor que, como las madréporas suboceánicas, echa las bases sobre las que se alzan los islotes de la Historia. Sobre el silencio augusto, decía, se apoya y vive el sonido, sobre la inmesa humanidad silenciosa se levantan los que meten bulla en la Historia. Esa vida intrahistórica, silenciosa y continua como el fondo mismo del mar, es la sustancia del progreso, la verdadera tradición, la tradición eterna, no la tradición mentida que se suele ir a buscar en el pasado enterrado en libros y papeles y monumentos y piedras."

Me perdía en el pensamiento de todo ello, digo, y en lo que puede tener de fuente para nuestra intrahistoria actual lo que nosotros mismos escribimos en estos cuadernos. En ellos pueden vislumbrarse nuestras inquietudes más comunes, los sueños y las esperanzas; también las fobias y las decepciones... Todo.

El mismo acto de divagar en este tipo de asuntos -o en otro-, mientras conducía el largo trayecto que todos los días me lleva al trabajo, es algo tan común a cualquiera de nosotros hoy en día, que cuesta trabajo creer que terminará por consumirse en nuestra memoria del mismo modo que una cerilla recién encendida al recibir el aliento de la brisa. Apenas recordamos lo que nos preocupaba el martes de la semana pasada, ni lo que llegamos a concluir el día anterior ¿A dónde diablos va a parar todo aquello?, ¿vale de algo lo que pensamos o incluso lo que hacemos?.

Y todos los días, cuando estoy llegando a mi destino, termino recibiendo la misma respuesta, tan obsesiva como el graznido de Nevermore, que lanza mis divagaciones de madrugada al vacio de la confusión.


9 comentarios:

Vere dijo...

Me alegro mucho que estés mejor. Suerte tenía Unamuno de creer en el progreso, en el sentido de lo que hacemos y en tantas cosas que ahora nos hacen dudar. Qizá somos más herederos de Poe que de Unamuno.
Más que nunca Salud¡

Goathemala dijo...

También he tenido divagaciones febriles estos últimos días. Muy distintas de las tuyas. Es muy acertado el texto que traes de Unamuno: "sobre la inmesa humanidad silenciosa se levantan los que meten bulla en la Historia".

Extraña la foto con el mensaje.

Un abrazo y a reponerse del todo.

Charles de Batz dijo...

Yo me alegro, estimado Vere, de volver a encontrarte por aquí. Sí, parece que voy mejorando, aunque como siempre a costa de un sacrificado régimen, juas. La verdad es que confío en el progreso cuando se refiero a la tecnología, pero en lo que al resto respecta la cosa la veo ya de otra manera...

Amigo Goathemala, espero que hayas mejorado en la dolencia que te ha llevado la fiebre y que vuelvas con nuevos ánimos a tu cuaderno. Por un motivo u otro estamos poco activos últimamente en este de los blogs. Esperemos que el tiempo y las ganas vuelva a sernos favorables.

Muchas gracias por vuestros comentarios

Salud

anarkasis dijo...

brindo por que se siente mejor, y brindo por que se siente bien del tó y no se caiga de culo, juas
¡dios con las putas fiebres!, ya son largas
espero que no le hayan retirado por ellas el armagnag, y que estas le dejen un buen poso literario como a Poe
lo dicho
salud, mucha SALUD,

Isabel Romana dijo...

Querido amigo, creo que eso es la angustia de vivir y la necesidad de trascender. Un abrazo muy fuerte, Charles.

Charles de Batz dijo...

Que no, Anarkasis, que el Armagnac no me lo retiran !por Zeus!. Lo del poso literario, veremos: por ahora me conformo con dejar la cachaba apartada en un rincón...

Querida Isabel, las fiebres son muy dadas a los encuentros con ese tipo de angustias que mencionas... Afortunadamente pasan.

Salud

Herri dijo...

Amigo Charles, espero que a estas alturas ya hayan pasado las fiebres; a mí me han tenido alejado de estas redes otras circunstancias.

Qué hubiera sido de la literatura sin la intrahistoria: sin Proust, sin Joyce....

Con respecto al progreso en la historia, me recuerdas un libro de Sánchez Ferlosio que tengo que releer, "Mientras los dioses no cambien nada habrá cambiado"

Sobre la foto: ¿No te pillaron la noche anterior con el bote de spray?

Un abrazo y más que nunca SALUD

Isabel Romana dijo...

Es una magnífica noticia que tu libro esté próximo a salir. Las esperas son terribles... Todo llega, querido amigo, así que espero con ilusión e interés que nos vayas informando y puedes estar seguro de que te apoyaré todo lo que esté en mis manos. Cuando hay tantas grandes editoriales con gran aparato publicitario, que nuestros libros encuentren un hueco en las mesas de las liberías es todo un reto. A nosotros nos queda apoyarnos mutuamente y rogar para que el célebre "boca a boca" nos favorezca... Un abrazo muy fuerte,querido amigo.

Charles de Batz dijo...

Amigo Herri, todo ha pasado: fiebres y dolores de todo tipo ha desaparecido por fín.Desconozco la obra que mencionas de Sanchez Ferlosio: habrá que solucinarlo. En cuanto a lo del spray, creo yo que si hubiera sido cosa mía no habría persona en este mundo capaz de entender lo que allí pone, dada la afamada mala letra del que esto te escribe.

Sabes de la alegría que me da volver a encontrarte por aquí.

Querida Isabel, lo de la próxima salida de nuestro libro es algo a lo que ya no se que decir: desde principios de este verano hasta el próximo mes de diciembre, su puesta en la calle se ha ido retrasando de una manera que, como puedes imaginar, se nos ha hecho a mi y el coautor desesperante.Como consuelo, parece ser que esta semana nos envían ya las portadas, no se si para acallar nuestras quejas y lamentos, o simplemente para que vayamos haciendo boca.

Por supuesto que agradezco tus buenas y generosas palabras querida amiga, y estoy totalmente de acuerdo en que es importante que nos apoyemos, para conseguir que el "boca a boca" contrarreste el enorme aparato publicitario que tienen otras obras.

Muchas gracias por estar aquí, queridos amigos.

Salud

Geoclock


contador